Impacto de la cuarta revolución industrial en el ejercicio de la Administración de empresas

Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Ciencias Económicas
Tecnologías del siglo XXI
Prof. Eduardo Santos

Presentado por: Stefania Rodriguez Pelaez

 

Impacto de la cuarta revolución industrial en el ejercicio de la Administración de empresas

 

La administración de empresas tiene un amplio abanico de posibilidades laborales, con respecto a enfoques, tareas y nivel de especialización en determinadas áreas. Y, además de ser una profesión altamente demandada hoy en día, es una profesión que tiene un papel vital en las organizaciones. Entonces qué clase de impactos traería a colación las nuevas tendencias y herramientas tecnológicas cuando son campos tan diferentes.

Devolviéndose a los inicios de civilización humana, en donde para la sobrevivencia se requería de herramientas y un trabajo conjunto para llevar a cabo tareas como la caza, cocción y trabajo en equipo. Tareas que no hubieran podido desarrollar de no ser por la tecnología del momento, las armas de piedra o restos de animales; seguido de un llamado a la organización y con el paso del tiempo, a la eficiencia dentro de los procesos cotidianos de una tribu.

Hoy en día, la tecnología sigue manteniendo su principal rol de facilitar tareas cotidianas y repetitivas; además de la administración que siempre ha venido a tener un papel crucial en la gestión de todo tipo de recursos y organizaciones. La única diferencia que vale resaltar, es el aumento en la complejidad de tales herramientas tecnológicas y prácticas administrativas.

La tecnología, después del desarrollo de la primera máquina a vapor en la primera revolución industrial (siglo XVII) ha tenido una acelerada inversión de capital humano y de recursos después de evidenciar un fuerte potencial económico al satisfacer las tendencias globales de consumo que fueron originadas por una explosión demográfica dada por el mejoramiento en la calidad de vida.

Ya después, la tecnología pasó al campo de las máquinas, instrumentos que en su momento empezaban a incursionar en la tecnología de hoy en día, el computador.

La administración, de igual manera vino a tomar relevancia desde el cambio en el sistema de intercambio, pasando del trueque a una moneda como la conocemos hoy en día. Lo cual, permitió el crecimiento y consolidación de un nuevo modelo económico como el capitalismo, reforzando la necesidad de una mejor gestión dado al volumen de los bienes y valores transados.

La tecnología desde sus inicios, nunca desplazó por completo los procesos de supervivencia, simplemente fueron mejorados. Es decir, se convirtieron en procesos de menor riesgo y de mayor eficiencia a la hora de ser implementados. Por ejemplo, hoy en día la labor de caza fue reemplazada por granjas, lugares donde todas las tareas iniciaron como manuales, pero que con el tiempo fueron recibiendo el aporte de herramientas tecnológicas ya sea para el ordeño, el beneficio, entre otros.

Lo mismo sucede con la administración, y todos los cargos asociados a esta profesión. Si en una empresa se tenía a una persona encargada de realizar el pago de nómina, ya después con el uso de un software esta labor solo se convierte en una más de las tantas. Hemos como sociedad, llegado a un punto en el cual la productividad es el factor clave que ha permitido crear herramientas que satisfagan esa necesidad además de la pereza, al facilitar tanto los procesos.

Estos cambios sistemáticos en los procesos productivos, en los procesos del día a día vienen a tener un papel crucial en el apoyo a la innovación. A una necesidad del siglo XXI, en donde la crisis y estancamiento de las economías dado a poca renovación, movilización de capitales, poco consumo y productividad afectan directamente el desarrollo de los países y la calidad de vida de la mayoría de personas.

Y, si bien en ciertas labores una máquina reemplaza la labor de una persona, los nuevos empleos estarán detrás de esa máquina; ya sea en su mantenimiento o en su construcción.

A pesar de la alta velocidad de estos cambios en países desarrollados, donde la adopción a este tipo de tecnologías se absorben con mayor facilidad dado a que son elaboradas ahí, permiten que en otros países que además tienen menor nivel de tecnificación se desarrolle un cambio más lento con respecto a las características demográficas y nivel de desarrollo económico.

En este orden de ideas el impacto que tiene esta cuarta revolución a mi carrera, va muy ligado a la capacidad de adoptar estas nuevas herramientas tecnológicas que se basan en facilitar los procesos, aumentando la productividad, disminuyendo el error humano y transformando el empleo que conocemos hoy en día; incorporar en mayor medida la colaboración, no solo entre áreas de una organización, sino entre entes de diferentes índoles (públicas y privadas) con el fin de lograr un avance parejo y más equilibrado.

Si muy bien, la tecnología ha venido reemplazando el papel del ser humano en ciertas tareas, también ha permitido que la oferta de empleo en gran medida sea más compleja y con ello seres humanos especializados en ella. Como la desaparición de tareas operativas sencillas a tareas de mayor capacidad analítica que una herramienta no puede realizar, o tecnologías que aún son inalcanzables para pequeñas empresas.

Es sin duda un reto enorme para los administradores de empresa, gestores de conocimiento, personas y recursos de todo tipo. Los cuales deben aprender encontrar nuevas oportunidades y equilibrios dentro de la implementación de tecnologías avanzadas, en donde no se busque desplazar al ser humano sino facilitar su trabajo.

De igual manera, es importante conocer muy bien a la sociedad en donde se implementarán tales cambios, dado que estos deben ser adoptados de forma gradual y de acuerdo a los conocimientos de esta, con el fin que sí genere un beneficio a largo plazo.

Es importante destacar, que hoy en día las organizaciones están en un entorno en donde se deben transformar y adaptar continuamente, o de lo contrario nuevos adversarios aparecerán a ocupar su lugar. Por este tipo de elementos estratégicos, es que es vital que la sociedad pueda contar con gestores de talento que permitan alinear los fines de la organización con los de cada individuo, y además incentivar un ambiente de curiosidad y de innovación también personal ya sea a través de apoyo en la generación de conocimiento o en actividades externas a la organización.

La cuarta revolución industrial es un cambio disruptivo dentro de los procesos productivos en una sociedad. En Colombia, aún queda mucho camino, pero ahí está el papel del administrador, en poder gestionar los cambios potenciando las capacidades de los colaboradores y que vayan en el momento adecuado para su adopción.

De igual manera, vale resaltar que dentro del desarrollo de las tareas cotidianas de un administrador, las herramientas tecnológicas cada vez más apoyan los procesos operativos, permitiendo un enfoque de mayor análisis y valor, como por ejemplo en las finanzas con la modelación de escenarios para predecir comportamientos de la economía o una empresa, en donde es muy importante ese apoyo tecnológico, pero con la incorporación de una mente con conocimiento empírico sobre el tema pueda dar un mejor alcance a la proyección.

 

Referencias bibliográficas

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s